Abonado de fondo con potasio

Regulación de la nutrición k en las plantas

Un fertilizante (inglés americano) o abono (inglés británico; véanse las diferencias ortográficas) es cualquier material de origen natural o sintético que se aplica al suelo o a los tejidos de las plantas para suministrarles nutrientes. Los fertilizantes pueden ser distintos de los materiales de encalado u otras enmiendas del suelo no nutritivas. Existen muchas fuentes de fertilizantes, tanto naturales como producidos industrialmente[1] Para la mayoría de las prácticas agrícolas modernas, la fertilización se centra en tres macro nutrientes principales: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), con la adición ocasional de suplementos como polvo de roca para los micronutrientes. Los agricultores aplican estos fertilizantes de diversas maneras: mediante procesos de aplicación en seco, peletizados o líquidos, utilizando grandes equipos agrícolas o métodos manuales.

Históricamente, la fertilización procedía de fuentes naturales u orgánicas: compost, estiércol animal, estiércol humano, minerales cosechados, rotaciones de cultivos y subproductos de industrias humanas-naturales (es decir, residuos del procesamiento del pescado o harina de sangre procedente del sacrificio de animales). Sin embargo, a partir del siglo XIX, tras las innovaciones en nutrición vegetal, se desarrolló una industria agrícola en torno a los fertilizantes creados sintéticamente. Esta transición fue importante para transformar el sistema alimentario mundial, permitiendo una agricultura industrial a mayor escala con grandes rendimientos de los cultivos.

Ciclo del potasio

IntroducciónEl potasio (K) es un macronutriente esencial para el crecimiento de las plantas, una gran cantidad del cual está presente en el suelo dentro de los minerales secundarios de la arcilla [1,2]. En el ecosistema agrícola, el K desempeña un papel nutricional clave para determinar el rendimiento de los cultivos [3-5]. En las últimas décadas, la agricultura intensiva ha incrementado sustancialmente la producción de cultivos tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo [6-8], lo que ha provocado un considerable agotamiento del K del suelo por la eliminación de los cultivos. La deficiencia de K en el suelo, especialmente en las fracciones disponibles para las plantas, es actualmente un problema mundial [9-11].

  Abono de fosforo y potasio

En China, la deficiencia de K en el suelo está estrechamente relacionada con la aplicación excesiva de nitrógeno (N) y fósforo (P) [12,13]. En los sistemas agrícolas intensivos, las recomendaciones de fertilizantes y la consiguiente aplicación de N y P han aumentado anualmente en las últimas décadas, mientras que la aplicación de K no se ha incrementado en consecuencia [14]. Los agricultores no son conscientes del beneficio económico de la aplicación de fertilizantes de K, ya que es más caro que los de N y P y no aumenta el rendimiento de los cultivos tan rápidamente [10,15]. Sin embargo, los resultados de las pruebas de fertilidad del suelo han demostrado que el contenido de K del suelo está disminuyendo en todo el país, especialmente en los suelos originalmente infértiles y de agricultura intensiva [5,10,12]; por lo tanto, se requiere urgentemente una gestión dirigida a mitigar el presupuesto negativo de K.

Potasio k

E1El tercer grupo está formado por los consumidores de fertilizantes con bajo contenido en potasio (según los datos del periodo 1986-1990). La mayoría de ellos mostraron un enorme aumento del consumo de K en el periodo que va de 1990 a 2009. Este elevado progreso se tradujo en un aumento del rendimiento neto del trigo, como se presenta a continuación:

  Abono con potasio para cesped

Figura 3.Dinámica de la acumulación de K por parte de la remolacha azucarera en el fondo del crecimiento de las raíces; Adaptado de [21, 28]Basándose en estos conjuntos de datos se puede formular una hipótesis de que un suministro eficiente de potasio a un cultivo es un prerrequisito para lograr la mayor tasa de crecimiento de la canopia. La importancia de la gestión del potasio para la acumulación de materia seca por parte de la cubierta del maíz se presenta en la Fig. 4. El análisis del curso de la tasa de crecimiento del cultivo (CGR) puede utilizarse para discriminar la etapa crítica de la respuesta de un cultivo particular al suministro de potasio. En el maíz, por ejemplo, la elevada tasa de acumulación de materia seca tiene lugar a partir del espigado (BBCH 51) y se prolonga hasta la fase de blíster (BBCH 71). Este cultivo muestra una gran plasticidad al manejo del K. La mayor CGR fue un atributo de ambos grupos de plantas cultivadas en i) un suelo fértil en K, independientemente del suministro actual de K, y ii) un suelo fértil en K medio pero recién fertilizado con K.

  Abono de fosforo y potasio

Abonos potásicos

La Biblioteca cuenta con 671 libros manuscritos antiguos, la mayor colección de libros serbios de los siglos XV al XIX y la más rica colección de publicaciones periódicas serbias del siglo XVIII y la primera mitad del XIX. Los legados y las bibliotecas donadas, tanto de particulares como de instituciones, se conservan como colecciones especiales. La Biblioteca intercambia publicaciones con 320

Se estudió la reacción de las variedades de cebada a la fertilización con nitrógeno (0, 200, 400, 600 mg N.kg-1 suelo) y potasio (0, 200, 400 mg K2O.kg-1 suelo) en un fondo de 200 mg P2O5.kg-1 suelo bajo condiciones de invernadero en un experimento en maceta. El mayor rendimiento de grano y biomasa seca en la madurez se obtuvo con una fertilización moderada en nitrógeno y alta en potasio N400K400. El alto suministro de nitrógeno-potasio N600K400 aumentó la concentración de proteína en el grano y el rendimiento proteico. La respuesta genotípica se estableció en la fertilización moderada de nitrógeno combinada con K0-400 donde el estándar Obzor demostró la mayor productividad, seguido de Emon, y Krami.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad